Vaporizar leche para arte latte

franquicias de cafe

En este artículo te hablaremos sobre como vaporizar leche para arte latte, y verás algunos consejos de como hacerlo.

vaporizar-leche-para-arte-latte

Casi parece un poco extraño que, como cultura, nos hemos alejado de sólo beber café para la incorporación de estas formas de arte latte. En algún momento, la gente se contentaba con beber su café en la mañana e ir a trabajar. Ahora, por alguna razón u otra, queremos una experiencia de café más compleja.

Vaporizar la leche para hacer arte latte

La leche vaporizada en realidad hace de el café una experiencia nueva. Le da al café una textura rica y aterciopelada que se complementa con el azúcar o lactosa, en la leche. Hay algo increíblemente satisfactorio mientras se toma el primer sorbo. El café por sí mismo es una cosa maravillosa, pero cuando se agrega otra capa de complejidad, se vuelve al instante gourmet. De repente, algo que de otro modo sería ordinario se convierte en algo sabroso.

No todo el mundo es bueno en vaporizar la leche. Es una forma de arte que toma algo de tiempo para perfeccionarse al igual que hacer arte latte.

¿Qué tipo de preparación para la leche y la taza es necesario? No mucha, en realidad. Sólo tienes que mantener la leche y la taza vapor frías. Eso es todo. Sólo en la leche fría se forman burbujas cuando se utiliza el tubo de vapor de la máquina de espresso. Tan pronto como se pone alrededor de 100 grados Fahrenheit, se forma mucho menos espuma. Si utilizas una leche más grasa, podrías ser capaz de contener algunos de estos problemas de espuma, pero no va a hacer mucho si la leche no está fría. (Te recomendamos leer: ¿Qué es arte latte?).

Cómo vaporizar leche

Los siguientes son los pasos que se dan una vez que tenga la leche fría en el interior de una jarra de acero. En primer lugar, trae el tubo de vapor lo más abajo en la jarra como puedas. Enciende el tubo de vapor. Ahora, pon lentamente la jarra hacia abajo para que la punta de la varilla de vapor se acerque a la superficie de la leche. Mientras esto sucede, comenzarás a escuchar algunos ruidos silbantes. Si el silbido es esporádico y entrecortado, no se va a vaporizar la leche correctamente. Lo que queremos es un silbido constante. Continua para traer la jarra hacia abajo para obtener ese sonido.

Tan pronto como la leche llega alrededor de 100 grados Fahrenheit , tendrás que iniciar a desplazar la jarra de manera circular. Coloca el tubo de vapor hacia el lado de la oreja de la jarra, apuntando en un ángulo tal, que el vapor que hace empuje la leche alrededor de la jarra en un movimiento circular. Estate atento a cualquier indicio de un movimiento circular. Si lo ves, ¡genial! sigue haciendo lo que estás haciendo.

Tendrás que dejar de vaporizar la leche una vez que llega a los 160 grados Fahrenheit. Ahora, toma tu jarra y déjala a un lado. Tu leche probablemente tendrá tres capas. En la parte inferior, se encuentra la leche normal que no tiene espuma. En el centro, se encuentra su rica espuma aterciopelada. Y, en la parte superior, se quiere una especie de súper espuma que es demasiado clara para hacer arte Latte.

Es una buena idea mezclar estas capas y desaparecer las burbujas. Esto puede hacerse mediante un leve golpeteo de la jarra en una barra y haciendo movimientos circulares con ella. Una vez finalizado esto, puedes empezar a hacer arte latte en conjunto con el café.

Te recordamos que en nuestro sitio de Arte Latte puedes encontrar información de este tema y cursos de barista. De manera que empieces a aprender los fundamentos del café primero, así, en orden de como vayas aprendiendo el arte latte, serás capaz de producir leche vaporizada y un perfecto café espresso, para posteriormente hacer arte latte.

One Response

  1. Hermelindo Dominguez Rosas 07/12/2015

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *